13 de enero de 2014

La máquina del tiempo, H.G. Wells



Título: La máquina del tiempo.
Autor: H.G. Wells.

Un clásico de la ciencia ficción para disfrutar de una historia que engancha y sorprende. Muchos han oído hablar de los Morlocks pese a no haber leído La máquina del tiempo, un futuro donde la humanidad se ha dividido en dos razas diferentes. La tecnología ya no es el centro de la sociedad, no hay casas individuales, el campo es mas verde que nunca y no quedan animales.


Me encantó, así de sencillo. Hay obras que nunca pasan de moda y creo que esta es una de ellas. Imprescindible para todos los amantes de la ciencia ficción, de las historias futuristas y del Qué pasará. El inventor Alexander Hartdegen está decidido a demostrar que es posible viajar en el tiempo.

¿Qué pasaría si fuésemos capaces de viajar en el tiempo? ¿Quién no se lo ha preguntado alguna vez? ¿Irías al futuro o al pasado? ¿Qué época querrías ver primero? ¿Estarías preparado para ver el fin de la humanidad? ¿Querrías saber si se puede cambiar el curso de la historia?


Con H. G. Wells podemos transportarnos sin movernos del sofá. Podemos entristecernos ante la imposibilidad del protagonista por salvar lo que más quiere. Podemos ver el futuro con bibliotecas con inteligencia artificial que nos conquistan a los amantes del conocimiento. Y, por supuesto, podemos ver más allá, un mundo cambiado donde las personas viven de una forma completamente distinta.

El protagonista se encuentra ante un grupo de científicos de su época, finales del siglo XIX, que no comprenden sus teorías temporales. Un día él vuelve a su reunión asegurando que ha viajado a otro tiempo, donde conoce el futuro de la humanidad. Ha conocido a los Eloi, unos seres humanos que han olvidado la violencia, viven en paz, sin escritura y sin usar su fuerza física. Son seres débiles, pero dulces, con un único temor... la oscuridad y lo que hay bajo tierra.


Allí habitan otras criaturas, otra evolución de los seres humanos, más inteligentes que los Eloi, más agresivos, pero que no pueden vivir a la luz del sol. Los Morlocks se alimentan de los Eloi que capturan por la noche. En su siguiente viaje, los Morlocks han robado su Máquina del tiempo, una trampa.


El viajero del tiempo vive situaciones únicas, descubre el Palacio de Porcelana Verde, un museo abandonado. Y viaja más allá, hasta el borde de la extinción de la vida. Atrás, adelante, atrás, adelante... ¿Dónde decidirá quedarse el viajero ahora que ha perdido en su era lo que más apreciaba? ¿Volverá con pruebas que demuestren que su máquina es capaz de viajar a través del tiempo?


¿Por qué hay tanta diferencia entre dos seres que surgen de una misma especie? Morlocks y Eloi, las dos caras de la humanidad. Creo que están retratados de tal forma que llegan a ser una metáfora de la humanidad actual. El cómo podríamos llegar a ser y el qué nos impide serlo. La exageración de nuestro conflicto interno. La paz contra la guerra. No hacemos otras cosas que matarnos entre iguales, unos monstruos que creen que es necesaria la violencia para sobrevivir.

Os recomiendo este libro porque a mí me pareció apasionante e inspirador. Si fueseis el viajero del tiempo, ¿en qué etapa de la humanidad os quedaríais? ¿Seríais capaces de amar a una criatura diferente? ¿Podría un diente de sable relacionarse con un gran felino de la actualidad? ¿Podríamos nosotros encontrar la felicidad con los Eloi? ¿O nuestro lugar estaría con los Morlocks?


ADAPTACIÓN CINEMATOGRÁFICA

Aunque existen varias adaptaciones e incluso varias parodias como es el caso de la serie The Big Bang Theory, la que más me gusta es la película de 2001 dirigida por Simon Wells, descendiente del escritor. También ha dejado varias secuelas literarias. En 1960, George Pal hizo una gran adaptación al cine y en 1979, con el título de Los pasajeros del tiempo, Nicholas Meyer se hizo cargo de otra. 


Os dejo con algunas imágenes de las películas y de la parodia de The Big Bang Theory.








Espero que os leáis el libro y lo disfrutéis tanto como yo.


Utopía Crítica

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada