2 de abril de 2013

Cincuenta sombras liberadas, E.L. James


Título: Cincuenta sombras liberadas.
Autor: E.L. James.

En la tercera entrega de la trilogía Cincuenta Sombras acabas de darte cuenta de lo que ya sospechabas en la segunda: es una forma sutil de alargar el beneficio comercial aprovechando el tirón del primer libro. La historia pierde definitivamente el carácter que tenía al comenzar. Se acaba la pasión inicial y lo innovador, dejando solo una repetición tras otra y cada vez más empalagoso. 


Y tenemos que seguir aguantando a una protagonista cada vez menos inteligente y a un protagonista que pasa de ser enigmático a necesitar urgentemente un psiquiatra y un cambio en su vida. De misterioso seductor a enamorado sonriente. Bla bla bla que si mi diosa interior, bla bla bla que si viajamos por todas partes... bla bla bla. Marcha atrás y repetir.


El primer libro me gustó pese a ser algo repetitivo. El segundo libro ya empezó a saturarme. El tercero simplemente me pareció espantoso. Una forma de darle un final de comedia romántica a una historia erótica de sumisión... Por una vez, creo que un final al más puro estilo Nicholas Sparks habría sido mejor, un personaje muere y todos sollozamos y amamos el libro. 


Como no quiero hacer Spoilers a nadie que a estas alturas aun no haya sucumbido a la tentación de leer la trilogía voy a deciros como sería mi final perfecto.

En mi versión de Cincuenta sombras liberadas todo da un brusco giro en el penúltimo capítulo. Christian muere y su querida Anastasia se queda sola y deprimida encerrada en su propio mundo, única heredera de la fortuna de Grey.

Una mujer transformada, una diosa interior al fin liberada... una sumisa convertida en ama. Anastasia esconde tras una máscara el dolor que la pérdida ha hecho que sienta, oculta sus emociones y se transforma en una persona sensual, elegante, que consigue todo lo que quiere y que solo es feliz haciendo lo que un día Christian le hizo a ella.

La nueva dueña del cuarto rojo del dolor.


Pero no vamos a engañarnos, el romanticismo eterno es lo que engancha a miles de mujeres de todo el mundo. Esas relaciones utópicas imposibles, esos grandes amores que traspasan fronteras... que ni muerto te deja en paz y tienes que dedicarte a hacer jarrones de barro con un fantasma como en Ghost. En el fondo es lo que vende, finales de miel y azúcar con una pizca de hombre perfecto y un par de cucharadas de melodrama.


¿Qué sería de las novelas románticas sin su estructura básica? Una relación con dificultades, una posible ruptura o enfermedad, drama, gritos y lágrimas, besos y arrumacos y final predecible. Una historia hecha para no pensar, para leer sin profundizar y dejarnos llevar un rato. Pero aquí está el error, no pueden vendernos algo como lo que no es.



Si en el primer libro te dicen que es una novela romántica, vas advertido, pero si te dicen que es narrativa erótica y al llegar al final te das cuenta de que te han tomado por tonto... eso no está bien. 


Un libro interesante y más antiguo que puede gustar a los fans de esta trilogía es Bad Girl, de Maya Reynolds. Una protagonista imperfecta, rellenita y acomplejada. Un misterioso coprotagonista, al principio no sabemos quién es, solo sabemos que observa lo que ella hace. Una trama sexual, algo policíaca y bastante entretenida. Un libro sin pretensiones, corto y sencillo, sin buscar la publicidad haciendo páginas y páginas y secuelas. 


Os dejo la sinopsis del libro Bad Girl: 
"La tímida asistente social Sandy Davis sólo tenía un vicio: espiar a sus vecinos durante sus momentos más desinhibidos. Él se hace llamar Justice, y también tiene una afición: observar cómo Sandy observa a los demás. Ahora le toca jugar a él. Va a hacer que Sandy pague el precio que él desea, a cambio de guardarle el secreto de su travesura."




Con toques de sumisión, juguetes, lencería y un toque de intriga este libro poco conocido engancha y entretiene. Sin ser tan bruto como la trilogía de la Bella durmiente de Anne Rice y sin ser tan pasteloso como Cincuenta sombras liberadas. Barato y recomendable para pasar una tarde entretenida.



VERSIÓN CINEMATOGRÁFICA.



He encontrado en internet estas fotografías de los candidatos preferidos para ocupar los papeles de Cincuenta sombras de Grey, la película. Presiento que no van a satisfacer a los fans cuando elijan... pero bueno, nunca está de más ver lo que opinan los lectores, creo que deberían tenerlo en cuenta a la hora de elegir a los actores.



De entre los que aparecen en las fotografías anteriores, como ya comenté, creo que los mejores serían Alexis Bledel y Matt Bomer, pero con sinceridad... en el papel de la señora Robinson os digo que de estas tres no sabría a cuál elegir, me parecen unas actrices muy acertadas.



Os dejo el enlace a una noticia interesante sobre el tema de la película y los actores, pero está en inglés:

http://www.marieclaire.co.uk/news/celebrity/541797/fifty-shades-of-grey-movie-sheridan-smith-and-eddie-redmayne-announced-as-leads.html#index=1


CON UN POCO DE HUMOR.

Los de Amazon hicieron un spot publicitario para el día de la madre bastante gracioso, utilizando la denominación que han dado a la trilogía de "porno para mamás". Curioso y original.



Utopía Crítica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada